“La Morgue”(La autopsia de Jane Doe), el verdadero terror radica en los sustos más sencillos

jd2

La Morgue (The autopsy of Jane Doe, 2016), del director André Øvredal, es una cinta de terror que poco a poco ha ido ganando renombre entre los fanáticos del género, pues desde su premiere en el Festival Internacional de Toronto en 2016, ha cosechado bastantes críticas positivas; y con justa razón.

La película muestra los sucesos que Tommy Tilden y su hijo Austin experimentarán a lo largo de una noche en la morgue donde laboran, pues aunque acostumbrados a mirar, abrir y coser cadáveres, nada los ha preparado para los hechos sobrenaturales que experimentarán cuando un oficial de policía les lleve el cadáver de una joven mujer sin identificar -a quien por esa misma razón le otorgan el nombre de Jane Doe-; así, tanto padre como hijo tendrán la misión de realizar la autopsia al cuerpo con la finalidad de saber bajo qué circunstancias murió. Sin embargo, conforme abran, corten y seccionen dicho cadáver a lo largo de la noche, se darán cuenta que aquella mujer murió en situaciones para nada ordinarias, lo que será el principio de una noche de pesadilla para ambos.

Anteriormente el director André Øvredal sorprendió con su bien lograda Troll hunter (2010), una cinta que combinaba una leyenda noruega con “hechos verídicos” al mostrarlos a manera de  found footage, donde un experimentado cazador debe dar muerte a enormes y monstruosas criaturas. Ahora, con La Morgue, Øvredal deja de lado (¡Afortunadamente!) la opción del metraje encontrado pero conserva el recurso de contar la historia valiéndose de leyendas.

 

De esta forma, la historia termina por ser algo completamente diferente a lo que quizá se espere ver en pantalla, pues si bien al imaginarnos el cuadro de un policía quien encuentra el cadáver de una mujer que ha muerto en extrañas circunstancias -al parecer víctima de una secta-, y quien lo lleva con un par de forenses para que estos le ayuden a descubrir qué fue lo que pasó, uno esperaría ver una cinta más cercana a un thriller que a una cinta de terror, pues todo indica que la verdadera trama girará en torno a descubrir un crimen entre situaciones llenas de suspenso. Pero oh no, en la cinta de La Morgue no hay nada más equivocado que esto, pues es aquí, precisamente, donde entra el rol de la leyenda, ya que el cadáver de la desconocida Jane Doe revelará que su muerte no tiene nada qué ver con crímenes normales…ni actuales.

Y es esto último, precisamente, lo que ocasiona que la cinta sea una obra completamente funcional en el género de terror, y no sólo lo consigue con una historia sencilla, sino que valiéndose de pocos recursos tenebrosos logra crear un ambiente sombrío y lúgubre sin la necesidad de recurrir a las viejas casonas abandonadas, castillos embrujados o dimensiones paralelas ni mucho menos a monstruos o fantasmas, sino que crea un ambiente adecuado en un escenario por demás sencillo y ad hoc a lo mórbido, es decir, en una morgue y jugando no con lo que se ve, sino con lo que se cree ver; pues a fin de cuentas, qué mejores escenarios para crear una historia de terror que rodeado de cadáveres para que la mente comience a hundirse en las más terroríficas visiones.

Asimismo, si bien durante poco más de la primera mitad del filme pareciera no pasar nada relevante en cuanto a estar mirando una película de terror sino más bien de suspenso, pronto uno puede darse cuenta que todo lo que se vio en este tiempo no fue más que la preparación para entrar de lleno al terror sin recurrir a los sustos baratos y simples como lo es una simple puerta azotándose de pronto, o bien, el mirar un fantasma reflejado en el espejo del botiquín en el baño cuando alguien lo cierra.

jd

Todo lo contrario, pues el director es capaz de crear un ambiente asombroso que va del suspenso al miedo valiéndose incluso de una pequeña campana amarrada al dedo del pie de un cadáver -y que conforme avance la cinta esta campanita resulta ser de los mejores recursos de la cinta para crear miedo- hasta culminar en un sentimiento de terror tan sólo con las escabrosas huellas de tortura que presenta el cuerpo de Jane que, aunque su participación no es otra más que esa, la de ser un cuerpo sobre una plancha y no moverse ni un centímetro, termina convirtiéndose en la protagonista del filme. Por supuesto, la cinta termina en un final por demás satisfactorio como sólo las buenas cintas de terror lo logran.

Cabe resaltar que los amantes del gore no encontrarán en esta cinta algo que sacie su sed de sangre, pues en ella sólo existen un par de escenas sanguinarias que ayudan a que la trama avance pero que afortunadamente no son con el objetivo de crear repulsión o morbo. Sin embargo, La Morgue termina siendo una “película de dos filos”, pues la explicación que se da al final del porqué y cómo es que sucedieron todos los acontecimientos quizá disgusten a algunos -aunque pocos-, pues a fin de cuentas termina siendo una cinta cuya fortaleza radica en las leyendas e incluso las situaciones históricas que se explican al final de ésta, por lo que el conocimiento previo que el espectador tenga acerca de los mitos y sucesos de los cuales se vale el director para contar la historia -aunque no necesarios para entenderla- son imprescindibles para que se pueda disfrutar la película en mayor o menor medida, por lo que si el público no esta familiarizado con dichos eventos quizá sienta que el final fue demasiado forzado, pero para quien tenga alguna noción de ellos, se dará cuenta que el filme está magníficamente estructurado para culminar de la forma en que lo hace.

¿Se atreven a mirarla? Manténganse horrorizados…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s