“1974: La posesión de Altair”, el valor de la nostalgia en el cine de terror

altair

Seamos claros desde un principio, 1974: La posesión de Altair, es una de esas películas en las que nada, pero absolutamente nada es lo que parece, en donde más vale estar dispuesto a tener una mentalidad abierta para disfrutar los sucesos que presenta pues, a decir verdad, no muchos filmes se arriesgarían a presentar una historia como esta, en donde lo extraño, lo sobrenatural e, incluso la ciencia ficción, están presentes en un nostálgico estilo retro.

Así, está cinta del director Víctor Dryere, la cual se ha presentado en festivales como Sitges, Málaga o Mórbido y la cual es protagonizada por Diana Bovio, Rolando Breme y Blanca Alarcón, presenta la historia de un matrimonio en la década de los 70, quienes comenzarán a experimentar sucesos paranormales que, lejos de aclararse, los harán saber que en este mundo existen fuerzas aún más extrañas que lo diabólico y lo oculto.

Y es precisamente por esto último por lo cual mencionamos que la cinta es bastante arriesgada, pues aunque presenta hechos que por un momento hacen pensar que sólo será otra de tantas películas de posesiones demoníacas, juega muy bien con este recurso que es el aprovecharse de la misma línea que han seguido estos filmes de exorcismos para, después, presentar otra historia totalmente diferente a la esperada, en donde si bien hay posesiones, no es del tipo a la que el público está acostumbrado. Todo esto, además, se torna más interesante al saber que esta película está filmada a manera de ser un metraje encontrado, lo cual, logra que el espectador se adentre un poco más en los eventos que está mirando.

Sin embargo, a pesar de que la historia trata de alejarse de lo ya antes visto en el cine de posesiones, la mayor riqueza que la cinta tiene no radica precisamente en lo que cuenta, sino de la nostalgia cinéfila que crea en el espectador, sobre todo en aquellos fanáticos del cine de terror a la antigua, pues la textura del filme, sus tonos de coloración y la manera en que está grabada no sólo hace recordar a las viejas cintas de 8mm, sino que en verdad la película está grabada en este formato, por lo que da la impresión de estar mirando una cinta verídica encontrada en un sótano y, que ahora, con su proyección tenemos la oportunidad de descubrir los extrañísimos sucesos que acaecieron a este matrimonio.

Asimismo, otra de las ventajas de la cinta es el humor que maneja entre sus personajes, pues aunque a veces éstos parecieran ser un poco planos y de los cuales en verdad se pudo ahondar un poco más en sus historias –sobre todo en el de las hermanas- para enriquecer más el trasfondo de la cinta en general, las bromas y el sentido del humor de cada uno de ellos hace que los personajes sean bastante llevaderos, con bromas que sirven para aligerar por momentos la tensión pero, más importante todavía, lo hacen sin llegar a un humor exagerado y forzado, sino simplemente el necesario para dar a conocer un poco, y sólo un poco, de las personalidades de cada uno de ellos.

Por otro lado y quizá el principal, sino es que el único motivo que la cinta podría tener en su contra, es precisamente el título de ésta, pues si bien será una grata sorpresa para todos aquellos que están fastidiados ya de las cintas de posesiones demoníacas, tal vez haga sentirse engañados a quienes esperan ver una vez más a un viejo sacerdote luchando por salvar el alma de una inocente jovencita que ha caído en manos de una entidad demoníaca. Asimismo, hay ciertas escenas y diálogos en los cuales se pudo profundizar un poco más para dar a entender lentamente el verdadero fenómeno que la historia cuenta.

Así, 1974: La posesión de Altair resulta ser un hibrido bastante peculiar y arriesgado entre lo sobrenatural y la ciencia ficción, que si bien será un filme bastante extraño por la forma en que está estructurado y cuyo mayor valor es la nostalgia que genera, también es un producto del cual se agradece que se atreva a contar una historia ya cientos de veces contada pero, está vez, con un giro inesperado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s